El taller tenía por objetivo fomentar en los equipos directivos de las escuelas una mirada de la gestión y el liderazgo que involucre prácticas que promuevan acciones participativas entre todos los actores de la comunidad escolar.

El liderazgo escolar es crucial no sólo para mejorar los procesos gestión de una escuela, sino que a su vez un buen liderazgo va en pro de la motivación de los docentes fortaleciendo la labor pedagógica de los docentes y los aprendizajes de los estudiantes, y con ello, mejorar la inequidad en la educación.

Se ha demostrado que los liderazgos efectivos, tienen directa relación con los buenos resultados de aprendizaje de sus estudiantes. Por esta razón, los equipos directivos deben asegurar a través de una buena gestión las condiciones para el desarrollo profesional de sus docentes y la amplia participación de quienes conforman la comunidad escolar.

De esta manera, el segundo taller de participación dedicado a los equipos directivos compuestos por directores y jefes de UTP, orientadores, inspectores generales, coordinadores PIE, entre otros, “es relevante porque tiene directa relación con el ejercicio de un liderazgo distribuido efectivo que promueva procesos de involucramiento democráticos en todos los actores de la comunidad escolar (directivos, docentes, para docentes, padres y apoderados, estudiantes, administrativos) para el desarrollo de  acciones y decisiones colegiadas en la escuela en el gran desafío de la mejora escolar”, comenta María Verónica Leiva, directora nacional de la línea de Liderazgo Escolar.

Uno de los principales elementos que se trabajaron en el taller fue definir y distinguir los niveles de participación que pueden operar en la escuela (informativo, consultivo, propositivo y resolutivo) y cómo avanzar hacia niveles de cooperación colectiva, que incluyan distintas instancias de diálogo y encuentro.

“Creo que los talleres han sido excelentes. En mi caso particular, me ha hecho apropiarme mejor del cargo porque este es mi primer año como jefa de UTP y me ha entregado las herramientas para ver hacia dónde podemos avanzar como equipo hacia un nivel más resolutivo de participación”, relata Susana Gallardo de la Escuela Jorge Prieto Letelier, comuna de Llay Llay en la Región de Valparaíso.

“Los talleres del Programa en general han sido muy claro respecto a su operatividad y sus objetivos. Sobre este último taller en particular, nosotros como equipo, y junto a los docentes, hemos sacado la conclusión que debemos avanzar hacia niveles de participación más preponderantes en la Escuela y ese es nuestro desafío para el próximo año”, cuenta Roberto Lavandero, director de la Escuela Básica Piñas, en la región de Ñuble.

Taller en Regiones
Escuela El Almendral, San Felipe

Escuela 21 de Mayo, Los Ángeles

Escuela Pablo Lemaitre, Punta Arenas

Escuela El Libertador, La Calera

Escuela Salvador Allende, Viña del Mar

Escuela Rucapequen, Chillán Viejo

Escuela Lago Verde, Aysén

Liceo Elvira Sánchez de Garcés, Mostazal

Escuela El Guindo, Coquimbo