La línea de Liderazgo Escolar tiene por objetivo instalar en el equipo directivo de los centros escolares capacidades de liderazgo para favorecer la gestión curricular de la asignatura de matemática en los primeros cuatro años de la educación básica.

De esta forma, el facilitador de liderazgo, a través de talleres dirigidos a los directivos escolares de cada establecimiento, debe crear las condiciones, capacidades y motivaciones en los directivos para facilitar el trabajo didáctico pedagógico en matemática. Dichos talleres giran en torno a temáticas como la confianza relacional, participación, trabajo colaborativo y altas expectativas, pues juegan un papel relevante en la efectividad de las organizaciones, promoviendo la aceptación de relaciones solidarias y contribuyendo a generar una comunidad más inclusiva y con mejores resultados escolares.